bambu1

No apresures las cosas que necesitan tiempo para crecer

El Bambú es el árbol de mayor crecimiento de todo el planeta, quizás la criatura viva que más rápidamente crece, tanto así que en Japón, se usa aún hoy en día como materia prima y se le da una importancia aún mayor que al cemento, acero o al silicio de los semiconductores.

El bambú se prepara para triunfar y en su camino hacia el éxito se vuelve cada vez más poderoso. El crecimiento, en una primera etapa, es lento y muy cuidado… puede tardar de cinco a siete años en brotar la primera rama. ¿Te imaginas plantando un bambú y esperando cinco primaveras para verlo brotar? Primero crece hacía abajo, se enraíza bien en la tierra, conoce a fondo el terreno sobre el que va a vivir… se vuelve poderoso. Va hacía dentro, con raíces profundas de gran extensión que después puedan soportar su enorme flexibilidad y altura.

Una vez tiene sus cimientos bien asentados, comienza a brotar hacía afuera, y crece a una velocidad de vértigo.

Esta hermosa caña crece en zonas húmedas y calurosas, podría vivir en una sala de bow, por ejemplo, y es reconocido por otorgar suerte a quien lo tiene.

Si dejas que crezcan bien profundas tus raíces, no abra aire que te tumbe, que pueda romperte. Trabaja cada día en tu desarrollo personal, en ser tu mejor versión, en ir hacia dentro, hacia lo que no se ve, hacía lo que sientes... y con serenidad modelarás una fortaleza y una flexibilidad exterior inquebrantable.

Recuerda que en tu práctica de yoga, y en la vida, “La lentitud da precisión. Y la precisión, velocidad”. ¿Qué balance harías de este curso?; ¿Consideras que el yoga te ha ayudado en tu evolución?.

El bambú es como un Ave Fénix. Sus extensas raíces le permiten renovarse en cualquier momento. Al haber crecido hacía dentro despacito, sin prisa… ha conseguido una capacidad de regeneración impresionante, tanto es así que si alguien lo corta, incluso desde abajo, este árbol talismán renace y llega de nuevo a la cumbre empezando desde cero. Sus raíces son tan fuertes, que ellas frenan la erosión que carcome a la tierra, no permitiendo, en época de lluvia, que el terreno se desmorone. Dotando así,  de estabilidad y de fortaleza al terreno.

Lo más sorprendente de esta exótica caña es que, cuando está bien enraizado, su tallo alcanza hasta tres metros en un solo mes. Es decir, una vez está listo, su crecimiento es vertiginoso.

bambu2¿Qué atributos te evoca este árbol y cuáles te vendría fenomenal trabajar durante el verano?
Fortaleza, vitalidad, paciencia, constancia, perseverancia, grandeza…

El bambú nos enseña a esperar el tiempo preciso.
Nos recuerda que las cosas importantes llevan su tiempo, su cuidado… Para recoger primero tenemos que sembrar con esmero y regar con amor y cariño. Igual que el bambú, gracias a crecer despacito y con atención, una vez fuera de la tierra, crece a un ritmo vertiginoso y es capaz de resistirlo todo, por mucho viento que sople la caña no se rompe, es tremendamente flexible y puede bailar y doblarse al compás del vendaval pero jamás quebrarse. ¿Cómo te comportas tú ante las borrascas de la vida?, ¿te pliegas ante la menor brisa?, ¿los problemas del día a día carcomen el terreno sobre el que yaces? Quizás sea hora de ir hacía dentro, de cuidar tu interior para echar raíces profundas…

Hagamos como el bambú que, después de asentar sus bases, se convierte en una caña poderosa, de más treinta y dos metros, a la que se puede cortar una y otra vez y al final siempre sigue en lo más alto.
Si las desgracias nos azotan, si nos asaltan las dudas e inseguridades, hagámonos fuertes en el interior, encontremos ahí el silencio, la respiración, la observación… y desde ése poder y esa ciencia de la paz, podremos crecer y superar cualquier adversidad que se nos presente.

Si somos capaces de tener entereza en el cultivo de nuestro interior, si tenemos temple para echar raíces fuertes en cuánto a nuestra identidad y si somos flexibles una vez que salimos al mundo y nos encontramos con nuevas formas de ser y existir, entonces seremos exitosos y podremos enfrentar la vida con sabiduría y crecer a pasos agigantados como personas.

Seamos como el bambú. ¡Y que la fuerza del bambú os acompañe!

Sign in to your account