Cada vez que monto o imparto una clase, lo hago como si fuese la última vez de mi vida. En realidad, nunca sé cuándo va a ocurrir así que trato de dar lo mejor de mí en todo lo que hago.

Para la práctica de esta semana, te voy a pedir que hagas lo mismo, que practiques como si jamás fueses a pisar esta arena de entrenamiento, como si tu tiempo fuese tremendamente valioso.

La mente, el corazón y el cuerpo es como un paracaídas, si no lo abres, no funciona. Te invito a abrirlos y dejarte llevar por la magia.

El video de Jay Shetty me ha inspirado profundamente para trabajar el tema del tiempo, también el increíble libro “Vivir con Abundancia” del director del máster que estoy realizando, Sergio Fernández. Te lo recomiendo encarecidamente.

Cuando le preguntaron cuál es el error más grande que cometemos en nuestra vida, Buda contestó:

“El error más grande es pensar que tenemos tiempo”.

El tiempo es gratuito pero no tiene precio. No somos sus dueños, pero podemos usarlo.
No podemos conservarlo, pero sí gastarlo.
Y una vez perdido, no lo podemos recuperar.
Está demostrado que una persona promedio vive 78 años.
¿Cuántos años crees que te quedan de vida?; ¿has vivido más años de los que te quedan?
Haz una pausa. Unos segundos para hacer la cuenta.

¿Qué vas a hacer los próximos años de tu vida?; ¿vas a vivir desde la abundancia o desde la escasez?; ¿vas a tomar decisiones desde el miedo o desde el amor?

Según Shetty, pasamos 28.3 años durmiendo. Es casi un tercio de nuestra vida, sin embargo el 30% tiene problemas para dormir.
Pasamos 10.5 años trabajando, pero más del 50% dejaría su trabajo si pudiese.
El tiempo es más valioso que el dinero.
Podemos conseguir más dinero, pero no más tiempo.
Pasamos 9 años viendo la televisión y las redes sociales.
Pasamos 6 años haciendo tareas rutinarias.
Pasamos 4 años comiendo y bebiendo.
Pasamos 3.5 años estudiando.
Pasamos 2.5 años arreglándonos.
Pasamos 2.5 años de compras.
Pasamos 1.5 años en la guardería.
Pasamos 1.3 años viajando de camino al trabajo.
Todo esto, de media (pues algunos pasan en lugar de 2 años y medio de compras, 5) nos deja libres 9 años.

¿Cómo pasaremos ése tiempo?

Steve Jobs dijo una gran frase en la Universidad de Stanford, “tu tiempo es limitado así que no lo desperdicies viviendo la vida de otra persona”.
Así que, después de todo, hay una buena y una mala noticia.
La mala noticia es que el tiempo vuela, la buena es que tú eres el piloto.
Imagina que todos los días te despertaras con 86.400€ en tu cuenta. Pero al final del día lo pierdes todo, lo hayas gastado o no.
Al día siguiente recibes otros 84.400€.
¿Qué harías con ése dinero?
Cada día te depositan 86.400 segundos en tu cuenta de vida. Y al final del día, después de haberlos gastado, recibes otros 86.400 segundos.
Nunca lo desperdiciaríamos si fuera dinero, entonces ¿por qué si desperdiciamos el tiempo?
Esos segundos tienen mucho más valor que el dinero, porque siempre puedes ganar más dinero pero no podrás conseguir más tiempo.
Por tanto, para cerrar el tema de la abundancia, que nos ha acompañado durante todo el mes de octubre, entiende que la verdadera abundancia es tiempo, es libertad para poder hacer lo que realmente has venido a hacer a este mundo.
Para entender el valor de un año, pregúntale a una persona que ha repetido curso.
Para entender el valor de un mes, pregúntale a una mamá que perdió a su hijo en el último mes de embarazo.
Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de una revista en internet.
Para entender el valor de una hora, pregúntale a una pareja con una relación a distancia.
Para entender el valor de un minuto, pregúntale a la persona que acaba de perder un autobús, un tren o un avión.
Para entender el valor de un segundo, pregúntale a la persona que acaba de evitar un accidente.
Para entender el valor de un milisegundo, pregúntale a la persona que salió segunda en las olimpiadas.
Pensamos que la gente nos hace perder el tiempo, pero en realidad somos nosotros que se lo permitimos.

¿Hay alguien en tu vida que sea tu prioridad mientras que para él o ella tu eres sólo una opción?
Cuídate y valórate, no te permitas perder el tiempo con personas para las cuales no eres su prioridad.
Algunos perdemos a las personas que más nos importan porque no valoramos su tiempo.
Algunos no reconocemos cuán importante es una persona hasta que no la perdemos.

¿Te ha ocurrido esto alguna vez?

Dentro de nosotros hay dos voces:
- Una voz quiere motivarnos, tiene fe en el amor, confía en las personas. Es abundante. Una voz que quiere que nos desarrollemos. Una dulce voz que quiere que crezcamos. Que seamos cada día mejores.
- y también hay otra voz. La voz que no nos permite alcanzar nuestro potencial. Una voz que tiene miedo, una voz que vibra en la escasez. En la duda constante.
Cada día desde que nos despertamos hasta que nos acostamos, hay dos voces luchando en nuestro corazón.
Adivina cuál gana. Gana a la que más atención le prestamos. Recuerda, aquello en lo que me enfoco se expande… aquello en lo que pongo mi atención lo alimento.
Es tú decisión cómo usar tú tiempo. Sólo tuya. Acepta la responsabilidad.

La vida y el tiempo son los mejores maestros.
La vida nos enseña a aprovechar el tiempo.
El tiempo nos enseña el valor de la vida.

Como dijo William Shakespeare,
“El tiempo es muy lento para aquellos que esperan.
Muy rápido para los que temen,
Muy largo para los que sufren,
Muy corto para los que gozan,
Pero para quienes aman,
El tiempo es eternidad”

La vida es una decisión. Todas las decisiones son igualmente válidas. Lo único que te digo es que sea una decisión con consciencia, con responsabilidad. No sabemos cuándo vamos a morir, quizás hoy, quizás en unos años, quizás nos quede aún más de la mitad de nuestra vida… cómo vas a vivirla depende solamente de ti. Toma las riendas y la responsabilidad de cada pensamiento que surja en tu mente, sé consciente de que esos pensamientos te generan unas emociones, que ese movimiento te lleva a realizar determinadas acciones y que el resultado natural es cosechar resultados. Te gustan los resultados que tienes en tu vida ahora mismo? Eres consciente de que esos resultados son el fruto de lo que has pensado en los últimos años? Toma conciencia. A mayor nivel de conciencia mayor velocidad a la hora de conseguir aquello que deseas.

REPITE EN SILENCIO:
VEO OIGO Y SIENTO QUE SOY AMOR
VEO OIGO Y SIENTO QUE SOY VALIENTE
VEO OIGO Y SIENTO QUE SOY ABUNDANCIA

Estírate sobre tu alfombra mágica. Deja que los brazos vayan por encima de tu cabeza. Escucha el susurro de tu cuerpo y hazte un ovillo sobre un costado. Dibuja una C de consciencia en tu columna vertebral. Cambia las prioridades de tu sistema nervioso. Envíale una orden de paz, tu eres el líder. Siente como se suavizan tus facciones, observa tu corazón abierto como un loto.

Sign in to your account