Esta semana he vuelto a ver una de mis películas favoritas y me ha inspirado para las clases de esta primera semana de diciembre. La película se llama El Cambio de Wayne Dyer, si no la has visto te la recomiendo encarecidamente.

Según Dyer, el auténtico objetivo de la vida es ser feliz: disfrutar de ella. Y llegar hasta un lugar desde el cual no estemos siempre intentando ir hacia otro sitio. Como me dijo mi querida amiga Raquel, en el fluir está la cuestión…  La práctica de Bowspring me ha ayudado enormemente pues es un entrenamiento dinámico, en pulsación, que me conecta con la energía de afluencia que hay en el universo. Nada es estático. Nuestro cuerpo mantiene un intercambio dinámico constante con el cuerpo del universo; nuestra mente mantiene una interacción dinámica con la mente del cosmos; nuestra propia energía es una manifestación de la energía cósmica.

O sigues adelante y fluyes con el cambio, o te resistes y sufres, porque ya no hay nada que hacer, todo está en manos de una fuerza superior que quiere que fluyas hacia adelante cueste lo que cueste.

Quizás se rompan tus estructuras, control y equilibrio por algo que tendrás que integrar y aprender. Porque por querer tomar el control de nuestra vida, estamos perdiendo el verdadero fluir  y la virtud de vivir con asombro e incertidumbre las sorpresas que nos regala.

Una de las formas de entender cuál es tu objetivo en la vida es regresar a la naturaleza. Como dijeron Lao-Tse y el mismísimo Jesús de Nazaret: “Todo ser tiene su origen en el no-ser: es el espíritu lo que da la vida”.

Piénsalo: Durante tus primeros 9 meses de vida (desde el momento en que fuiste concebido hasta el instante en que naciste) lo han hecho todo por ti, no has tenido que hacer nada salvo “rendirte”: no te ha preocupado (ni podía preocuparte) de qué color tendrías los ojos, si serías alto o moreno, o en qué lugar vendrías al mundo… No tuviste más remedio que rendirte ante ello.

Lo que Wayne Dyer trata de trasmitirnos en esta gran película es que, si todo lo que necesitamos para venir al mundo ya estaba contenido en ese protoplasma humano que deviene del espíritu, ¿por qué habría de ser descabellado pensar que viniéramos al mundo provistos con todo aquello que vamos a precisar a lo largo de todo nuestro viaje…?

“Todos tus propósitos están ahí; todo lo que eres: tu personalidad está ahí, junto a todo lo que puedes llegar a ser…Todo tu potencial”

Todo puede recobrar significado si sabes escucharte, si te atreves a tomar el rumbo que te marca tu corazón. Tú también puedes efectuar “el cambio” si realmente sientes que no estás donde quieres estar…, si realmente te abres y lo permites”. Hay una frase que me encanta; “toda bellota tiene el potencial de convertirse en Encina”. Lee de nuevo la frase.

rindete al cambio

Confío ciegamente en el poder que encierran las preguntas, nos hacen más sabios y nos acercan a la maestría, como bien dijo Einstein “es de locos esperar resultados diferentes haciendo siempre lo mismo”, así que me gustaría plantearte algunas como cierre:

¿Qué sería de tu vida si en vez de mirar el lado oscuro mirases el lado de la luz?
¿Qué pasaría si en lugar de centrarte en lo que no tienes y en lo que no quieres, pusieses el foco en lo que quieres y te sintieses agradecido por todo lo que ya tienes?

Cierra los ojos por un momento. Ve hacía dentro. Siente la abundancia de amor que hay dentro de ti. Como es adentro es afuera. Expande ese amor por toda la habitación, por todo el planeta, por toda la via láctea…

No siempre puedes estar feliz, pero siempre puedes estar en paz, ausente de miedo y conectado con el AMOR.

En todo final hay un principio. Que este final de lectura sea el principio de algo nuevo y hermoso para ti.

Gracias por confiar y abrirte a estas líneas, tu esencia es muy valiosa.

Namaste.

Sign in to your account